El Espíritu Santo

“Pues si nosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dadivas a

vuestros hijos, Cuanto más vuestro padre celestial dará

el espíritu santo a los que lo pidieren de Él?” (Lucas 11:13)


Dios mismo cambiando nuestras vidas y perdonando nuestros pecados (Juan 16:7,8), poder de Dios que necesitamos para pelear y vencer a nuestros dos enemigos, que son nuestra carne y el diablo (1 Juan 5:18), también es el que nos guía a toda verdad (Juan 16:13), se nos es dado para siempre (Juan 14:16), mora en el corazón del hombre, que regenera y santifica (Ezequiel 36:26,27).  El que camina bajo la dirección del espíritu vive una vida integra y dedicada a Dios, sirviéndole en espíritu y verdad (Juan 4:23), en el cual “Las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas” (2 corintios 5:17), esto debe ser los efectos que debe haber en la vida del que es nacido del espíritu (Juan 3:3-7).

El Espíritu Santo lo está motivando porque la escritura nos dice; que toda buena dadiva y todo don perfecto es de lo alto, que desciende del padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación (Santiago 1;17). Los que dieren el fruto del Espíritu los dan porque son guiados por el Espíritu Santo (Gálatas 5:22,23).


Textos Bíblicos a Leer 

  1. Romanos 8:9
  2. 2 Corintios 3:17
  3. Hechos 2:39
  4. Juan  4:23
  5. 1 Juan   3:9,10
  6.  Hechos 1:8

Los que han recibido el Espíritu Santo, es a la misma vez el cumplimiento literal de la palabra que nos dice; que a los que le recibieron, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios (Juan 1:12,13), y recibir las diferentes operaciones espirituales otorgadas por Dios.


Descargar Articulo:  El Espíritu Santo (37 descargas)

Deja un comentario