Las Setenta Semanas De Daniel

“Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para acabar la prevaricación y concluir el pecado, y expiar la iniquidad, para traer la justicia de los siglos y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los santos, sepas, pues, y entiendas, que desde la salida de la palabra restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas; tornarse a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos. Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, y no por sí; y el pueblo de un príncipe que ha de venir, destruirá a la ciudad y el santuario; con la inundación será el fin de ella, y hasta el fin de la guerra será talada con asolamiento, y en otra semana confirmará el pacto a muchos; y a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones será el desolar, y esto hasta una entera consumación, y derramarse la ya determinada sobre el pueblo asolado” (Daniel 9:24-27).

 

Vs. 24 Las setenta semanas de Daniel, son unas de las porciones proféticas mas importante, y también una de las más controversiales que encontramos en el Libro Santo. Debemos entender que esta profecía fue dada específicamente para el pueblo de Israel (o sea para tu pueblo y tu santa ciudad vs.24) lo que se dice conforme al plan de Dios para los gentiles se entiende en forma implícita. Debemos entender que las primeras sesenta y nueve semanas, y la mitad de la septuagésima, se interpretan en forma literal, contando un ano por día, contando siete anos literales por cada semana. La mitad de la última semana, ya no son literales, si no simbólicos, es el tiempo en que: En su Nombre esperan los gentiles (Mateo 12:21).

Vs. 25 Sepas pues y entiendas que, desde la palabra para restaurar y edificar a Jerusalén, hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas; Tornarse a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos.  “de la salida de la palabra dicha por el profeta Nehemías (Nehemías 2:1-6), para restaurar y edificar Jerusalén la plaza y el muro en tiempos angustiosos” (Esdras 7:7), transcurrieron siete semanas y sesenta y dos semanas, hasta el inicio del Ministerio del Señor Jesús (Lucas 3:22, Mateo 3:13-17 y Juan 1:29-34).

Vs. 26  Y después de las sesenta y dos semanas se quitara la vida al Mesías, y no por si (Lucas 23:46), la muerte del Mesías en la cruz. Y un príncipe que ha de venir, destruirá la ciudad y el santuario. Este Príncipe es nada menos que el general Tito, hijo del emperador Romano que destruyo la ciudad y el santuario en el ano setenta de nuestra era.

Va. 27 Y derramarse, la ya determinada sobre el pueblo asolado, este se refiere a la destrucción del templo en el ano setenta de nuestra era, por medio de los ejércitos Romanos y del esparcimiento (La Diáspora) del pueblo judío, dicho por El Maestro en (Lucas 21:24 y Apocalipsis 11:2).

Y a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Es precisamente los tres años y medio del Ministerio del Señor Jesús (Mateo 1:21, Mateo 10:6 y Mateo 15:24).                                                                          La mitad final de la última semana, es el tiempo simbólico de varios acontecimientos proféticos que se han estado cumpliendo, o sea ya no se cuenta ano por día, la prueba está precisamente en el periodo de 40 anos entre al año 30 y el año 70 D.C., que transcurre entre los dos acontecimientos principales que marcan la división de la última semana.

 

Son los anos de acontecimientos proféticos.

  1. Tiempo, tiempos y el medio de un tiempo Daniel 7:25
  2. Tiempo, tiempos y la mitad Daniel 12:7
  3. Tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo Apocalipsis 12:14
  4. Cuarenta y dos meses Apocalipsis 11:12 y Apocalipsis 13:5
  5. Mil doscientos y sesenta días    Apocalipsis 12:6
  6. Tiempo, tiempos y la mitad (un ano, dos años y medio año).
  7. Cuarenta y dos meses (tres años y medio).
  8. Mil doscientos y sesenta días (tres años y medio).

 

Esta mitad final de las setenta semanas, es exactamente el tiempo de la gracia (Tito 2:11), el tiempo de los gentiles (Mateo 12:21).


Texto Bíblico a Memorizar

“Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo

y sobre tu santa ciudad, para acabar la prevaricación,

y concluir el pecado, y expiar la iniquidad; y para traer

la justicia de los siglos, y sellar la visión y la profecía,

y ungir al Santo de los santos”.   (Daniel 9:24)


Descargar Articulo:  Las Setenta Semanas De Daniel (29 descargas)

Deja un comentario