Los 144,000

“Y mire, y he aquí, el cordero, estaba sobre el monte de Sion, y con el ciento cuarenta y cuatro mil, que tenían el Nombre de su Padre escrito en sus frentes. Y oí una voz del cielo como ruido de muchas aguas, y como sonido de un gran trueno, y oí una voz de tañedores de arpa que tañían con sus arpas, y cantaban como un cantico nuevo delante del trono, y delante de los cuatro animales, y de los ancianos; y ninguno podía aprender el cantico, sino, aquellos ciento cuarenta y cuatro mil, los cuales fueron comprados de entre la tierra. Estos son los que con mujeres no fueron contaminados, porque son vírgenes, estos son los que siguen al Cordero por donde quiera que el fuere. Estos fueron comprados de entre los hombres por primicias para Dios y para El Cordero, y en sus bocas no ha sido hallado engaño, porque ellos son sin macula delante del trono de Dios” (Ap. 14:1-5).

El numero de los ciento cuarenta y cuatro mil, es el numero simbólico de los fieles hijos de Dios. Es el conjunto de hombres y mujeres de Dios, que el apóstol Pedro describe como linaje escogido, real sacerdote, gente santa, pueblo adquirido      (1 Pedro 2:9), son a la vez esa gran compañía, la cual ninguno podía contar (Ap. 7:9-17), es el conjunto total del pueblo de los Santos del Altísimo (Daniel 7:27).

1– El primer distintivo en estos hijos de Dios, es que tienen  el Nombre de su Padre escrito en sus frentes, son los que invocan El Nombre de nuestro Padre siendo sumergidos en las aguas del bautismo, quien es Nuestro Señor Jesucristo.

  1.      Isaías 43:10,11                         3. Mateo 28:18,19                         5. Joel 2:32
  2. Isaías 9:6 4. Hechos  2:38                              6. Juan 5:43

 

Estos a la vez caminan honrando el Nombre del Padre, en todos los aspectos de sus vidas.

  1. Teniendo comunión con sus hermanos (Juan 13:35).
  2. Amando y haciendo justicia (1 Juan 3:10).
  3. Gimen y Claman (Ezequiel 9:4).
  4. Tienen la mente de Cristo (1 Corintios 2:16).

 

2– Cantico nuevo, este cantico ninguno lo podía aprender, sino solamente los ciento cuarenta y cuatro mil, porque es el cantico del “Amor y la Justicia”, que solamente los entendidos pueden aprenderlo (Daniel 12:10), cantarlo y vivirlo, pues andan conforme al espíritu (Romanos 8:1).

 

3– Con mujeres no fueron contaminados, porque son vírgenes, o sea que no viven echados con mujeres, que son simbolismos de los sistemas, políticos religiosos, empezando con la madre de las fornicaciones (Ap.17:5),sistemas con doctrinas falsas y desviadas de “la fe que una vez fue dada a los Santos”(Judas 3).

 

4– Otra característica especial es, el hecho de que, “estos son los que siguen al Cordero por donde quiera que fuere”, y así probarle, nuestra fidelidad a aquel que nos dice “si alguno quiere venir en pos de mi, niéguese a sí mismo, y tome su cruz cada día, y sígame (Lucas 9:23), a este grupo nada los detiene para seguirlo por donde quiera que El fuere, ya sea por delicados pastos (Salmo 23:2), o por el valle de sombra y de muerte (Salmo 23:4).

 


Texto Bíblico a Memorizar 

“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa,

 pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel

que os llamo  de las tinieblas a su luz admirable”.  (1 Pedro 2:9)


 

5– En el ultimo versículo de la escritura nos dice: y en sus bocas, no ha sido hallado engaño, son los que con un corazón humilde, reconocen que jamás podrán alcanzar a ser perfectos, pues siendo verdaderos en sí mismo, vamos a aceptar lo dicho por el apóstol Juan que nos dice, si dijéremos que no tenemos pecados, nos engañamos a nosotros mismos, y no hay verdad en nosotros (Juan 1:8), caminan reconociendo que solamente por su misericordia podemos permanecer (Romanos 7:14-24).

 

 

6– En sus bocas no ha sido hallado engaño, porque ello son sin mancha delante del trono de Dios.

La clave para que en la boca de los ciento cuarenta y cuatro mil no sea hallado engaño, y para permanecer sin mancha delante de Dios, consiste en reconocer que de nuestras faltas, errores y pecados son limpios y purificados por su gracia, es por la misericordia del Señor que no somos consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias, nuevas son cada mañana, grande es su fidelidad (Lamentaciones 3:22-23). Los ciento cuarenta y cuatro mil, somos los hijos de Dios que cada uno en sus respectivo tiempo venimos a participar de carne y sangre (Hebreos 2:14).

 

Textos Bíblicos a Leer y Elegir Uno Para Escribirlo

Romanos 8:29               Colosenses 1:15-17               Efesios 1:4


Descargar Articulo:  Los 144,000 (24 descargas)

Deja un comentario