Testimonio de Brian Cecil

Mi nombre es Brian Cecil, actualmente preso en el Centro de California Correctional Facility en Soledad, Ca.

<- Pagina Anterior


Nací en Detroit en el año 1974 y crecí en una ciudad pequeño llamado Vista en California.  Mi vida en mi casa no fui abusado pero me sentía distante de mi familia al crecer.  Vivíamos en un barrio pobre e infestado de drogas y pandillas, y desde muy temprana edad me sentí atraído a la vida en la calle.  Lo que yo mas quería era ser aceptado y sentir que pertenecía algún lado, y trate de encontrar esto juntandome con pandilleros y experimentando con drogas.

Mi primero arresto fue a los 18 años por robo.  Yo sabia que iba por mal camino pero no hice ningún esfuerzo serio para vivir responsablemente.  En el año 2000 robe a un hombre y le dispare.  Huí y fui arrestado después ese día, y fui sentenciado a 22 años en prisión.

Cuando vine la primera vez a prisión continué usando drogas y confiando en la violencia como respuesta a mis problemas.  En el año 2001 me involucre en una disturbio y puesto en un lugar llamado unidad de seguridad en donde no podía salir de mi celda y tenia muy poca propiedad.  Me sentía frustrado y avergonzado, y estaba muy deprimido.  Un día me di cuenta de Dios y creí que El estaba mirando mi sufrimiento.  Yo sentía que no merecía ningún favor de Dios, pero me di cuenta que no había nada excepto esperar en su misericordia.  En mi mente empece a mirar toda mi vida como en una película, como si Dios me estuviera llevando en un viaje de mi historia, enseñandome como mis decisiones me llevaron a donde estoy, en una celda sin nada solo paredes y un lavamanos y un baño para mirar.  Yo se que estoy en una crucijada, y que puedo escoger la vida con Jesucristo o morir.

Escogí a Cristo, y he estoy siendo una persona diferente desde entonces.  dios hablando mi corazón y cambio mi sentir hacia mi y hacia otros,  y acerca de lo que puedo hacer en mi futuro afuera y también estando en prisión.

El el año 2001 fui enviado a populacion general donde abiertamente me identifique a mi mismo como Cristiano.  Un Creyente mayor que se llama Mike me enseño un tipo de amor de padre que yo nunca experimente de mi padre en casa.  Yo encontré que yo amaba estar con los Cristianos, era como estar en familia.

Yo he estado caminando con Cristo por 15 años, y en el año 2018 yo tendré mi libertad condicional.  Por los últimos siete años he trabajado en cuatro de la visita en Soledad, y he sido exitoso poder conocer muchos visitantes y servirles en el nombre del Señor, ayudándolos a sentirse bienvenido y apreciado.  Algunos de los visitantes que vienen regularmente a visitar se me hacen como familia para mi, y esto también muestra que profundo Cristo me ha cambiado.  Con mi fecha de salida acercándose, estoy excitado por la oportunidad de mostrar que el tipo de hombre Cristo me ha hecho.

Durante estos 15 años como Cristiano he pasado cantidad de luchas.  Cuando venimos al Señor Jesús y encomendamos nuestras vida a El, El no promete que no habrá dificultades o tiempos difíciles, pero El si promete ser nuestro Pastor y guiarnos, liberarnos, y siempre equiparnos para honrarlo en como manejamos con una situación difícil.  La Escritura en Proverbios 16:7 dice, “Cuando tus caminos agradan al Señor, El hara tus enemigos estar en paz contigo.”  He experimentado esto.

En mi historia yo tenia un problema muy grave con la ira, pero por medio de Cristo me  enseñe ha auto-dominarme.  También tenia un gran problema deseando ser aceptado, y ahora me gozo en ser aceptado por Dios y con Su gente, los Cristianos.  También tenia un problema sintiéndome que la vida no tenia significado, pero ahora yo tengo el tesoro de vivir una vida honrable a Cristo en tiempo difícil y fácil, y esto le da un propósito y gozo a mi vida y que nadie lo puede quitar.

Antes que conocía Jesús como mi Señor y Salvador dependía en drogas para que me ayudara a sentir bien, pero las drogas era una mentira.  Y también las pandillas era una mentira.  Las pandillas es bueno para matar a personas y para ir a la prisión, así que si crees las funerias es buena y una sentencia de prisión es bueno, luego debes meterte en una pandilla.  Pero si quieres paz verdadera y un propósito y un gozo de tener algo positivo y bonito para vivir cada día, debes pues arrepentirte rápidamente y a venir al Señor Jesucristo para tener eterna vida.  Te suplico que no dejes otro día pasar hasta que vengas a Jesús.


Escrito por:

 J Patrick Griffin Jr.