Testimonio de Donnalee Griffin

<- Pagina Anterior


Mi nombre es Donalle, es un honor compartir mi testimonio de como Cristo ha cambiado mi vida y continua cambiandome cada dia.

Voy a compartir una pequeña parte de mi trasfondo , para que tengan entendimiento de como mi vida ha sido usada por Dios para traerle honra y gloria.

Yo nací y crecí en Long Island, Nueva York, en una familia disfuncional de 13 niños, yo siendo la menor.  Yo vi y experimente muchas cosas que ninguna niña debe experimentar o ver.  Cuando yo tenia 11 años yo iba a la Iglesia para avivamientos juveniles, donde nos enseñaban la película, “Un Ladrone En La Noche”.  Al mirar la película yo me Atemorizaba, porque yo quería estar con Jesus, cuando el regresara.  Yo no quería que me dejara.  Entonces yo camine al frente del altar y el pastor me pregunto si yo creía en Dios y si Jesús es el hijo de Dios y que murió en la cruz por mis pecados.  Yo le dije, “Si”, y el me dijo “Quisieras recibir a Cristo en tu corazón como tu Señor y Salvador?”  Yo dije, “Si”.  Entonces el me guió en una oración, y desde ese momento yo creí que Jesucristo es mi Señor y Salvador, aunque muchos años pasaría de cuando realmente entregue mi vida a El.

A la edad de 14 años me fui de la casa para escaparme de los conflictos.  Me fui a Los Angeles porque algunos de mis hermanos y hermanas se movieron allá.  Por un año estaba viviendo aquí y alla con diferentes miembros de la familia o ah veces adonde quiera podía colocar mi cabeza por la noche.  Yo tenia unas experiencias horribles en las calles.  Yo desesperadamente buscaba aceptación, quería que alguien me amara, sentirme pertenecida y segura .  Yo nunca encontré nada de eso.  Algunas veces me sentí, al fin, el amor, aceptación y la seguridad que yo buscaba.  Pero cada vez solo era mi ignorancia y desesperación y solo era una ventaja de la otra persona.

Durante los años yo asistía a muchas Iglesias buscando dirección y propósito y con la esperanza de poder encontrar el sentido de mi vida.  Yo me sentí muy perdida, y ah veces ore a Dios por dirección.  Aunque no sabia mucho de Dios,yo sentí su presencia y yo creí que me estaba escuchando cuando clame a el.

Aunque yo oraba a Dios pidiéndole a el, yo no todo el tiempo caminaba como hijo de Dios.  En el 2007 yo finalmente le dije al Señor, “Yo estoy cansada de tener un pie adentro y otro afuera.  Yo te entrego todo a ti ahora.”

Porque es mi decisión seguir a Cristo, aunque yo he cometido errores yo me siento mas cerca a Dios en cada tropiezo, todo el tiempo cayendo en los brazos de Cristo que el esta allí para levantarme.

Después del 2007 tome la decisión de ser bautizada, Dios empezó a bendecirme con un ministerio para servir a los demás, a los desamparados y los dolidos.  El Señor puso esto en mi corazón como un fuerte deseo, y ahora, 10 años después yo sigo sirviendo.  Despues de moverme para California el Espiritu Santo me dirigió para empezar servir alrededor de los desamparados en Salinas California, donde por los años pasados yo felizmente comparto mi testimonio con ellos les llevo ademas les llevo algunas con buenas cosas materiales como bolsitas de comida y ropa.  Algunas veces yo he sido advertida del peligro físico, pero yo puedo y digo verdaderamente que yo no tengo miedo porque voy en el Nombre del Señor Jesucristo y cualquiera que me tocare, tocaría la niña de sus ojos (Zacarias 2:8).

En el 2013 el Señor Jesús me bendijo  con un esposo Cristiano, Patrick Griffin, un hombre que sigue al corazón de Dios y que a caminado con Cristo por 36 años.  Patrick me prove con estudios Bíblicos directamente de las escrituras y me ha ayudado a aprender de las escrituras de mi valor  en Cristo en quien soy como una niña de Dios.  Este conocimiento me da un deseo mas fuerte de apoyarme en Cristo y con gozo hacer su voluntad, compartiendo todo lo que he aprendido con otros para ayudarlos a que lleguen a la meta donde Cristo los espera.

Yo con esto quisiera dejarlos: Hay poder en el Nombre de Jesucristo, el Autor y Consumador de nuestra fe.  El volverá, como El lo prometió.  Y cuando El venga, queremos oír que El nos diga: “Bien hecho, bueno y fiel servidor, entra al gozo de tu Señor y hereda el reino preparado para ti  desde la fundación del mundo”(Mateo 25:23,34).  Dios Los Bendiga