UNA POESÍA por el Pastor Efraim Valverde Sr

<—pagina anterior


MI AGRADECIMIENTO, SEÑOR JESÚS

(UNA POESÍA)

Jesucristo mi Señor, mi Dios y mi Salvador,

El sentir que hay en mi vida Tú lo conoces, Señor,

Pues nadie como Tú, sabe lo que hay en el corazón.

Mi limitación es grande, soy sólo hombre, mi Dios,

Pero a la vez es mi anhelo, y esto pido Tú me dés,

Que mirando mi impotencia, siempre dependa de Ti.

Los himnos que me has dado no son para exhibición;

Ellos ensalzan Tu Nombre, son el fruto de Tu unción.

Son mensajes de Tu Espíritu, expresiones de Tu amor.

Exclamaciones de mi alma, cantos de mi corazón.

En ellos yo te proclamo, te bendigo, te venero,

Y postrado ante Tu trono, yo te rindo adoración.

Hablo de Tus Maravillas, de Tu grandeza y Tu amor.

Hablo también de mi vida, doy razón de mi sentir.

Digo de mi agradecimiento hacia Ti, mi Salvador.

Dame siempre que al cantarlos lo haga con devoción,

Juntamente con Tus santos que los cantaren también,

Y pueda sentirse el gozo que anhela el corazón.

Que se entiendan Tus mensajes de advertencias,

De exhortación, de promesas, y caricias de Tu amor,

Que por Tu Espíritu Santo, en estos himnos nos das.

Pues no sólo son las rimas, y palabras arregladas,

Mas inspiración Divina que Tú has puesto en el alma

De quien ya por una vida, de corazón te ha servido.

“E hízome sacar de un lago de miseria, del

lodo cenagoso, y puso mis pies sobre peña, y

enderezó mis pasos. Puso luego en mi boca

canción nueva, alabanza a nuestro Dios”.

(Salmo 40:2-3)